Blog pipartner group

Feb 19, 2018 / by Tamara López / In blog / Leave a comment

La economía mundial es sólo un 9% circular

Según el primer informe Circularity Gap el mundo solo aprovecha el 9% de los materiales y recursos que ya ha usado, el resto termina enterrado bajo tierra o flotando en el mar con las respectivas consecuencias al medio ambiente, la salud de las personas y seres de este planeta. Esto es un problema grave, como humanos tenemos la capacidad suficiente para crear materiales y productos con tecnologías muy avanzadas, pero no hemos sido capaces de resolver que hacer con ellos cuando ya no los usamos mas. La naturaleza en si, tiene la capacidad de reciclar y reutilizar todos los componentes que crea, esto basado en sistemas que se autorganizan y materiales compuestos de química inocua para el medio . No existe el concepto de residuo, cada componente que ya no se usa es nutriente para otro. Es así como hace décadas que viene gestándose el concepto de Economía Circular que abandona literalmente el sistema de economía lineal de “Comprar-Usar y Tirar”, Apuntar a una economía circular requiere de un movimiento unificado que permita actuar inteligentemente como sistema y valorar el residuo como nutriente para nuestros próximos productos y servicios.

 

Cerrar la brecha de circularidad sirve al objetivo más elevado de prevenir la degradación ambiental y desigualdad social adicional y acelerada. La transición a la circularidad es, por lo tanto, un medio para un fin. Como un modelo de múltiples partes interesadas, una economía circular tiene la capacidad de unir a una comunidad global detrás de una agenda de acción, involucrada y empoderada tanto colectiva como individualmente. Su enfoque sistémico aumenta la capacidad y la capacidad para atender las necesidades de la sociedad, adoptando y respaldando lo que la humanidad tiene para ofrecer: el poder del emprendimiento, la innovación y la colaboración.

La transición circular proporciona, por lo tanto, formas accionables para contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París. Nuestro modelo lineal ya no es adecuado para su propósito, fallando tanto a las personas como al planeta. Las estrategias de economía circular tienen el potencial de ser instrumentales en el impulso para mitigar los impactos climáticos asociados, dado que la mayoría (67%) de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están relacionadas con la gestión de materiales.

El informe muestra cómo se satisfacen las necesidades sociales clave y la realidad de los recursos detrás de la entrega. Para necesidades clave como vivienda, movilidad y nutrición, el Informe revela la huella de material global. Muestra qué necesidades consumen qué recursos. Una visión global del metabolismo que ilustra lo que ocurre con los productos y materiales después de su uso funcional en la sociedad. En particular, revela el modesto flujo de recursos que vuelven a la economía y nos ayuda a estimar cuánto material se desperdicia más allá de la recuperación. Esto expone cuán profundamente nuestro sistema lineal aún está arraigado en nuestra vida cotidiana.

Cerrar la brecha de circularidad requiere intervención en toda la sociedad y acción en naciones, sectores, cadenas de suministro y ciudades. Se requieren correcciones de tendencia importantes para llevar a la economía global por un camino hacia la circularidad. Este Informe identifica palancas clave a nivel global y apunta a “verdades incómodas” que proporcionan desafíos sistémicos para pasar a la circularidad a mediados del siglo XXI.

Imagen2

 

Se han identificado 4 pasos para tomar medidas al cerrar la brecha de la circularidad a través del liderazgo y la acción:

  • Construir una coalición global para la acción, compuesta por empresas líderes, gobiernos, ONG y académicos, que aportará y convocará un informe anual autorizado sobre el estado circular de la economía global y medirá el progreso hacia su implementación.
  • Desarrollar un objetivo global y una agenda de acción trabajando con todas las partes interesadas para acordar un establecimiento claro de metas y la alineación con los ODS y los objetivos de reducción de emisiones.
  • Traduzca los objetivos globales en las vías locales para cambios circulares, tomando direcciones a gran escala e interpretándolas para estados nacionales, sectores individuales, cadenas de suministro, regiones y ciudades para incorporar estrategias en su contexto específico y alinearse con incentivos y mandatos.
  • Mejorar nuestra comprensión de cómo las diferentes palancas para el cambio circular afectan aspectos como el ahorro de material, la retención de valor y la mitigación del clima. También considere completamente la dinámica del comercio internacional y el empleo, además de las implicaciones para la educación, la capacitación y las habilidades futuras, tanto para los jóvenes de hoy como para las próximas generaciones del mañana.

Visita www.circularity-gap.world para consulta el informe completo.

Fuente: La economía mundial es sólo un 9% circular

Agregue su Comentario