Blog pipartner group

Feb 23, 2018 / by Tamara López / In blog / Leave a comment

Ikea plantea el alquiler y la recompra de sus muebles para evitar que se desechen

“Desarrollar nuevos modelos de negocios, es la clave para el inicio de un negocio circular. Si bien es importante considerar los objetos y servicios a lo largo de todo su ciclo de vida, el estudio de los comportamientos y necesidades de los clientes, nos pueden dar una idea de como han cambiado los hábitos y ya no se requiere ser “Dueño” de un producto para poder disfrutar de sus garantías. Eso si, acá es donde juega un rol fundamental la empresa que vende ese servicio. Hacerse cargo de los materiales y componentes de éste una vez que ya no se usa mas, es lo que permitirá tomar en cuenta como negocio ese subproducto de fin de vida y sacar partido de él. He ahí la circularidad del sistema, funciona si todos tomamos parte de él, por eso informar a nuestro consumidor es vital para lograr el objetivo final. Nuevamente IKEA lidera en este sentido, los invito a leer esta columna que muestra un ejemplo de como podemos darle una segunda vuelta a lo que pusimos ya una vez en el mercado y que hoy puede nuevamente satisfacer una necesidad sin fabricar un producto nuevo.”

15184354303878

Con el objetivo de adaptarse a la generación millennial, Ikea ha empezado en Japón una campaña para alquilar sus muebles. Gira en torno a la idea de la “economía circular” y en España ya testó el modelo en 2017 bajo el eslogan “Salvemos los muebles”.

El sentido de propiedad, de posesión, de ser dueño de algo está en claro retroceso. Las nuevas generaciones no tienen esa necesidad de apego que hemos tenido los no millennials. Los jóvenes de hoy, cuya movilidad profesional es muy frecuente, son más partidarios de alquilar viviendas en vez de comprarlas; de usar casas rodantes, pequeñas y ecológicas para sus vacaciones que adquirir segundas viviendas en la playa o la montaña. Se inclinan menos por la fórmula: comprar, usar y tirar y más por la de comprar, usar y reciclar… y es obvio que IKEA está en esa onda.

 

La mayor empresa de muebles a nivel mundial, que el último año recibió en sus tiendas un total de 783 millones de visitantes, y 2.100 millones de usuarios en su web, ha iniciado un programa de recompra de muebles en Japón para evitar que se desechen. Y, lo más novedoso de todo, ha puesto en marcha un experimento de alquiler de mobiliario para satisfacer a aquellos indecisos que cambian de gusto con facilidad o por necesidad. Si sale bien, se intuye que exportarán la idea. No obstante, en España, ya en 2017, comenzó la campaña “Salvemos los muebles” y la idea de una “economía circular” ha sido, desde entonces, una apuesta constante por la sostenibilidad y el reciclaje de productos. Para ello recompra sus propios muebles y los revende en la sección “El desván de las oportunidades”. Esta acción ya se practica en las tiendas Ikea de Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla y A Coruña y la firma sueca piensa implementarla en el resto del país a lo largo de 2018. Los muebles se tasan, se abonan al antiguo propietario en dinero de Ikea y, por ese mismo importe, se ponen de nuevo a la venta. De esta forma se aboga por una economía circular, en la que no es necesario poseer objetos de manera individual sino de forma colectiva; cumpliendo su cometido para después ser reciclados.

La empresa sueca acaba de ganar el premio de Economía Circular en el World Economic Forum el pasado 22 de enero de 2018 y Peter van der Poel, Managing Director del Grupo Ikea, lo recogió en Davos, Suiza, y anunció que “uno de nuestros próximos objetivos es utilizar los recursos de forma más inteligente y diseñar, desde el principio, productos que puedan reconvertirse, repararse, reutilizarse o venderse de nuevo de alguna forma. Y para eso, nuestra mentalidad debe ser innovadora”.

Su nuevo CEO, Jesper Brodin, opina que los consumidores habituales de Ikea son ante todo ecológicos y hay que realizar acciones pensando en ellos y su forma de comprar y de entender la vida. Por ello se acaban de marcar una meta de cara a 2020 que consiste en reutilizar el 90 por 100 de los residuos y comenzar con el alquiler de muebles. Una acción, bajo su nuevo lema de economía circular, que parece tener futuro y que lamentablemente su fundador, Ingvar Kamprad, fallecido el pasado 27 de enero de 2018 a los 91 años de edad, ya no podrá disfrutar.

 

Fuente: Expansión

Agregue su Comentario